ENTORNO

 La carrera discurre por un entorno muy sensible; la R. S. E. A. Peñalara ha sido pionera y siempre ha estado comprometida con la conservación del medio ambiente. Es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

Recorrido:

 El recorrido de la prueba es trazado por caminos establecidos: carretera M-601, aparcamiento Canto Cochino / Machacaderas, PR·26 (La Barranca / La Maliciosa), PR·16 (Bajada Maliciosa a Cuerda de los Porrones), PR·18 (Curso Alto del Río Manzanares), Via pecuaria “Vereda de los Mesones” (Canto Cochino / Arroyo de los Mesones), Pista de esqui (Pala de montañeros). Aquellos puntos donde la red de caminos es difusa se baliza con mayor cuidado marcando el camino apropiado. Es importante no salirse de dichos caminos. Todo aquel corredor que ataje o utilice un camino distinto al marcado será motivo de descalificación.

 

Hidrología:

 La carrera vadea varios arroyos y charcas en zonas especialmente sensibles por la cría de anfibios. Dichos vadeos son minimizados al máximo y siempre por zonas de roca. Varios carteles prohíben el paso a los corredores en aquellos lugares donde el trazado de la carrera discurre cerca de una zona húmeda. Es vital que los corredores no pisen en tales zonas.

 

 

Fauna y flora:

 La flora tanto arbórea (pino rojo, pino rodeno, pino negral, abellomos, sauco negro, cerezo de monte) como arbustiva (enebro, brezo, piorno, gayuba) no se ve afectada por la presencia de corredores. La vegetación de pastizal y de altura (erizo serrano, tulipán silvestre, genciana, jacinto de los bosques, ranúnculos, gallaritos, boton de oro, cincoenrama) sin embargo, es más sensible al paso. No obstante y dada su clara localización la organización cuida de no balizar por zonas que afectan a esta flora. Es especialmente importante tener en cuenta los ejemplares de Ranunculus Abnormis y la genciana en la última subida por el Ventisquero de la Condesa. Es importantísimo prestar atención al trazado del camino en esta zona.

 

La fauna avícola (rapaces rupícolas, forestales, nocturnas) entre las que se encuentran el gavilán, buho real, acentor comun, pechiazul, roquero rojo, collalba gris, bisbita campestre no se ven afectados por el paso de los corredores. No obstane es importante advertir tanto a corredores como a acompañantes no alzar la voz en los puntos sensibles que puedan afectar a la avifauna.

 

En cuanto a los anfibios (sapo común, sapo partero) pueden verse afectados en las zonas humedas cercanas al Puente de los Manchegos. El balizaje adecuado tal como se indica más arriba, evita afectar a estas especies.

 

En cuanto a los reptiles (lagartija colilarga, y lagartija roquera) no se ven afectados por la carrera.

 

Residuos:

 La zona de salida y meta está ubicada en un punto donde está garantizado el aparcamiento, los servicios públicos y contenedores de basura (orgánica, papel y envases de plástico).

 

Todo avituallamiento indica claramente el punto de comienzo y fin así como donde se deben depositar los desperdicios. Dicha zona acotada es la única donde depositar los desperdicios. Faltar a este punto del reglamento supone la descalificación inmediata.

 

Tanto la organización como la autoridad del parque consideran los restos orgánicos (cáscaras de naranja y pieles de plátano) como basura y como tal, debe ser depositada -como el resto de desperdicios-, en los contenedores de basura.


En 2015 la Federación Madrileña de Montañismo nos concedió el sello de "carrera eco-responsable".